3 componentes que nunca (pero nunca) debería contener tu champú

Es importante que a la hora de elegir tu champú seas consciente de lo que contiene, ya que muchos de ellos se componen de elementos que dañan tu pelo, pero además tu cuero cabelludo. Nuestra recomendación es que antes de comprarlo leas la etiqueta y te asegures de que no contiene estos tres elementos:


Sulfatos

Son tensioactivos que se añaden al champú para lograr que éste sea más espumoso. Pero esa espuma puede irritar el cuero cabelludo y resecar el cabello. En cabellos teñidos, las consecuencias son peores porque los sulfatos “arrastran el color”, según indica la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). Los sulfatos más habituales en los productos capilares son el Sodium Lauryl Sulfate (SLS) y el Sodium Laureth Sulfate (SLES), pero cualquier ingrediente que incluya el término ‘Sulfate’ en su nombre forma parte de este grupo.

Siliconas


Derivadas del petróleo, se incluyen en las fórmulas de los champús para crear un “falso” resultado de hidratación. “Las siliconas impiden que cualquier producto nutritivo penetre en el pelo, lo aisla y lo asfixia”, previenen desde Laboratorios Valquer. Por fuera, el cabello se ve suave y brillante, mientras que, por dentro, está debilitado a causa de que la silicona no permite que el tratamiento llegue al interior. Por otro lado, desde el punto de vista medioambiental su impacto es muy alto porque son sustancias no biodegradables.

Parabenos

Un estudio de la Universidad de Reading, publicado en 2004, demostró la relación entre estos químicos y el cáncer de seno. Los productos de belleza, incluidos algunos champús y mascarillas, utilizan los parabenos como conservantes, para evitar la aparición de bacterias. Pero, como avisan desde la marca libre de tóxicos Freshly Cosmetics, “imitan la acción de las hormonas femeninas e interfieren en el sistema endocrino”. La consecuencia más grave puede ser la que explica el estudio citado.

¡Ya saben chicas! Huyan de estos elementos…

También te puede interesar leer: DALE VOLUMEN A TU CABELLO FINO (SÍ SE PUEDE)

Imagen vía iStock