5 cosas que debes saber para encontrar a la “roomie’ perfecta

¿Estás buscando con quién compartir tu casa? Aunque parece fácil, elegir un (a) roomate es uno de los procesos más complicados, sobre todo si no conoces de nada a la otra persona. ¿Cómo asegurar que tu nueva compañera no se acabará tu cereal favorito o se meterá a tu habitación cuando no estés, para probarse tus cosas? Aquí te decimos lo que debes hacer para encontrar un buen (a) roomate.


Pregúntale cuáles son sus intereses: Es importante que compartas los mismos intereses con la persona con la que vas a vivir. No significa que tiene que gustarle todo lo que a ti te gusta, pero sí debe haber por lo menos algunas cosas en común. Por ejemplo, si eres una chica a la que le gusta salir de fiesta, es mejor que busques a alguien a la que también le gusta salir, para que no tengan problemas con las horas de llegada o con organizar una que otra reunión en casa. Si por el contrario, eres una persona tranquila, lo mejor es que busques a alguien similar a ti.

Averigua, cuáles eran sus responsabilidades en casa: Pregúntale cuáles eran sus deberes cuando vivía con sus padres ¿Limpiaba la casa cada determinado tiempo? ¿Sacaba la basura? ¿Lavaba los trastos? De esa manera verás qué tan dispuesta estará a llevar y compartir ciertas labores domésticas. Si se trata de una persona a la que le hacían todo en casa, es probable que no colabore tanto cuando vivan juntas.

¿Tiene novio o pareja estable? Esta pregunta es obligada. Y es que, aunque se trate de una cuestión personal, al final esto te afectará directamente. Algunas veces, los novios de las roomates terminan viviendo en la misma casa ¡y sin pagar renta! Si este es el caso de tu candidata, es importante que te plantees qué tanto estás dispuesta a compartir tu espacio con un tercer individuo. Si no estás segura, habla con la chica en cuestión y establece límites desde el principio.


¿Cuál es su estatus laboral actual? Para que no tengas problemas con los gastos compartidos y el pago puntual de la renta, investiga cuál es su estatus laboral ¿Tiene trabajo fijo? ¿Cuánto tiempo lleva en el cargo? ¿Le gusta su trabajo? ¿Cuáles son sus metas profesionales? Puede que al preguntarle todo esto te sientas como una freaky, pero solo así sabrás qué tan responsable es y si será capaz de cubrir los gastos compartidos.

Hazle caso a tu sexto sentido: ¿Esa persona te inspira confianza o hay algo en ella que no te termina de gustar? Aunque dicen que las apariencias engañan, las corazonadas, por lo general, no se equivocan. Así es que, si tu sientes que hay algo extraño en la persona a la que estás entrevistando, puede que tengas razón ¡Mejor evita una sorpresa desagradable!