Por qué no deberíamos creer las fotos de “antes y después” (SERIOUSLY)

Tiffany Brien es una bloguera especializada en fitness que acaba de hacerse viral con una de sus últimas publicaciones en Facebook.


¿El motivo? Sabiendo la obsesión de muchos usuarios en redes sociales por mostrar una imagen perfecta de sus cuerpos, decidió enseñar el suyo con 12h de diferencia. Primero se tomó un selfie antes de irse a dormir con la barriga muy hinchada, y luego otro cuando se levantó, con el estómago mucho más plano. “Ha sido una combinación de falta de sueño, estrés, hormonas e intolerancia a algún alimento. No pasa nada, nos ocurre a todos”, escribía junto a la imagen.

Y añadió: “A veces, tu cuerpo empieza a no tolerar algún alimento que comes a diario y es algo que hay que solucionar. […] “Yoga, pasear con mi perro o ver la tele con los pies en alto, lo compensan”, asegura.

Pero muchos otros usuarios también se han propuesto demostrar lo fácil que es engañar con este tipo de fotos de “antes y después”. El ángulo a la hora de hacer fotos cambia de forma radical la iluminación y la forma de su rostro y del cuerpo.


Mira algunos ejemplos aquí:

Screen Shot 2016-06-23 at 9.01.31 AM

Screen Shot 2016-06-23 at 9.01.41 AM

 

 

 

Y tú, ¿también crees que nada es lo que parece?

 

 

Foto iStock 

También te puede interesar leer: NUEVA POLÉMICA POR EL USO DE PHOTOSHOP (EN EXCESO)

Loading...