4 alimentos que te darán más energía

Los alimentos que te dan energía son aquellos que, probablemente ya tengas en casa, y ni sabías que son fundamentales para tener un mejor rendimiento.

No solo el café te brinda la energía necesaria para tener un mejor rendimiento en la escuela o en el trabajo, también hay ciertos alimentos, que te ayudan a estar más despierta y concentrada, para poder sobresalir en cualquier ámbito.

Aquí te decimos cuáles son:

1.- Plátanos: Son ricos en fibra, lo que hará que tu organismo esté más limpio, además de que regulan tus niveles de azúcar, lo que evita que te sientas agotado después de las comidas.

Imagen via Canva

2.- Espinacas: Los alimentos verdes son ricos en hierro, lo que ayuda a combatir la anemia. Además proporcionan energía, gracias a sus grandes cantidades de vitamina C.

Imagen via Canva

3.- Quinoa: La quinoa es un gran sustituto de los carbohidratos, como la pasta y el arroz, que normalmente te hacen sentir muy pesado, también es rica en magnesio y potasio.

Imagen vía Canva

4.- Pimientos: Ayudan a la correcta circulación de la sangre, gracias a ello, el cuerpo se oxigena y se elimina el cansancio.

Imagen vía Canva

Eso sí, recuerda que, aunque puedes obtener un mejor rendimiento consumiendo los alimentos adecuados, también debes implementar ciertos hábitos si quieres sentirte con más energía. Por ejemplo, se sabe que el cansancio, puede estar relacionado con el consumo de alcohol, con la actividad física excesiva o con no dormir lo suficiente.

Así es que si quieres sentirte más descansada, lo ideal es que evites ingerir bebidas alcohólicas, duermas 8 horas y descanses cuando tu cuerpo te lo pida.

También es importante señalar que, según la Clínica Mayo, el cansancio constante puede deberse a una afección médica o a un medicamento para tratarla. Entre estas afecciones se encuentran la anemia, el síndrome de fatiga crónica, la enfermedad cardiaca, la esclerosis múltiple, la depresión, la diabetes, el hipotiroidismo, el trastorno de ansiedad o la apnea del sueño. Por lo que siempre es recomendable, consultar con un médico, antes de autodiagnosticarse.