Carta a los acosadores callejeros

Carta a los acosadores callejeros: Quiero explicarte algunas cosas, hacerte notar que lo que haces me incomoda, me molesta, pero sobre todo me da miedo.

Esta carta es para ti, sí, para ti el hombre que, a pesar de tu edad, tu educación, tu religión o tu nacionalidad, te crees en todo el derecho de hostigar a una mujer con una mirada, un par de palabras o incluso un roce, y aunque tú no lo entiendas a eso se le llama “acoso“.


Quiero hablar contigo para dejarte en claro un par de cosas, porque al parecer eres víctima de una educación precaria sobre la equidad y el respeto, así que decides usar tu masculinidad para hacer escuchar tu opinión sobre la ropa que llevamos puesta o el dominio que podrías tener sobre nuestros cuerpos.

Instagram/rebeccablainecarton

Tengo que aclararte que, si decido salir a las calles con un vestido corto, un escote o un atuendo ajustado ¡NO lo hago para provocarte!, no agradezco tus piropos subidos de tono, ni tus insinuaciones lascivas, cuando me gritas alguna ofensa (si, lo que me dices en la calle es una ofensa) no despiertas ningún deseo sexual en mí, más bien me infundes miedo.

Quizás no lo sepas, pero en lugar de halagarme, me aterroriza la posibilidad implícita de una violación o incluso un asesinato, que por tu condición de “hombre” podrías perpetuar en mi contra y lastimarme de maneras irremediables.


¿Te gustaría que un hombre atacara de esa manera a tu hermana, a tu madre o a tu hija? Espero que tu respuesta sea negativa, porque me imagino que detrás de tus instintos también eres una persona con sentimientos, que ama a su familia y que se preocupa por la seguridad de los suyos. ¿Qué le harías a un hombre que abusara de una mujer que te importa? Sentirías ira, furia y no soportarías el hecho. Pues así mismo es como nos sentimos cada vez que un chico ataca a una de nosotras.

Carta a los acosadores callejeros

Instagram/_he__for__she_

No es tan difícil cambiar tu manera de pensar sobre las mujeres, tienes que entender que no somos objetos, no únicamente servimos para fines sexuales, tenemos una vida propia, ilusiones y gente que nos quiere, pero, sobre todo, tenemos la capacidad de elegir quién nos gusta y quién no.

Lo que tú quieres ejercer sobre mi es violencia, que, aunque te parezca “inofensivo” realmente está incomodándome, me haces difícil salir a trabajar, ir a la escuela y salir de noche con mis amigas. No es posible que cortes mi libertad de esa manera y no te des cuenta que por tu culpa ya no vivo en paz.

No te estoy pidiendo que dejes de contemplar la belleza femenina, solo te suplico que lo hagas con respeto, que jamás le vuelvas a gritar obscenidades a una chica, no te acerques y toques su cuerpo sin su permiso, no la mires insistentemente si notas que se incomoda, no te propases de una mujer con unas copas de más, no te impongas, no le hagas daño.

Ocupa tu masculinidad correctamente, si cambiaras tu actitud, seguramente encontrarías una mujer que te ame. Recuerda que en ti hay una gran responsabilidad, y es criar hijos varones que le den su lugar a las mujeres y así pasarías de ser un problema, a ser un pilar fundamental en nuestra sociedad.

Carta a los acosadores callejeros

Instagram/myt.oficial

¿De verdad te estoy pidiendo tanto? Solo déjame vivir feliz y tranquila, busca tu camino, cambia, evoluciona, mejora y continua. Es por mi bien y por el tuyo.

Mi mensaje, nuestro mensaje, es claro y fuerte, ya no aguantamos un segundo más, por favor no seas el responsable de la destrucción o pérdida de una vida. No nos lastimes,no nos acoses, no nos violes, no nos mates.

Comparte esta carta a los acosadores callejeros y hagamos que nos escuchen.

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, obsesionada con las redes sociales, adicta a los libros, profesional en el sarcasmo y la critica (no tan) constructiva.

Loading...
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *