Latiniza tu cena de Thanksgiving con este delicioso menú creado por una chef peruana

Latiniza tu cena de Thanksgiving con este menú fusión que incluye un cóctel de bienvenida, un side de macarrones, un plato fuerte y un postre, autoría de la chef peruana Cristy Kisner, creadora de la plataforma de comida saludable, Cristy’s Kitchen.

Cristy Kisner, la chef peruana detrás de la marca Cristy’s Kitchen, la cual incluye una plataforma digital de venta en línea de alimentos saludables, un libro de cocina con más de 130 recetas saludables (sin gluten, lácteos o azúcares refinados) y una cafetería ubicada en Atlanta, Georgia; compartió con Latina Cool, una idea de menú para Thanksgiving, con toques latinos.

Lo mejor de todo, es que no se trata de cualquier menú, ya que las opciones que nos presenta, son súper saludables y armonizan a la perfección, la riqueza de la comida anglosajona con la vibrante gastronomía latina ¿Te imaginas una versión de mac & cheese con salsa huancaína? o ¿Un pavo horneado con pisco y naranja?, ¿Qué tal un brownie con toques de coco?

Como lo menciona Kisner, para los latinos, la gastronomía de nuestros países se convierte en un elemento vital que nos conecta invariablemente con nuestras raíces. Es por eso que te invitamos a realizar este original y delicioso menú, si aún no sabes qué preparar para la cena de Thanksgiving.

Dragon Fruit Pisco Sour

RINDE 4 PORCIONES

“El pisco es un aguardiente peruano al que se le ha concedido una denominación de origen. Se destila de ocho tipos específicos de uvas llamadas ‘criollas’ que son originarias del Perú”, explica Kisner. “Es el cóctel más emblemático del Perú y es perfecto para una noche de copas, para brindar en un matrimonio o para cualquier celebración de fin de año”, añade la chef peruana.

La receta tradicional de pisco sour se elabora con pisco, jarabe de goma, hielo, limones peruanos (similares a los limes), clara de huevo y amargo de angostura. Mi versión no usa azúcar refinada y agrego dragón fruit, que le da un increíble color y aporta nutrientes como hierro, vitamina C y fibra”.

Cristy Kisner
Foto cortesía Cristy Kisner

Ingredientes

¾ taza (6 onzas/180 g) de pisco peruano

⅓ taza (2½ onzas/80 g) de jugo de lime fresco

⅓ taza (2½ onzas/80 g) de miel de maple pura

1 clara de huevo grande (cruda), a temperatura ambiente (o 1 cucharada de aquafaba, para una bebida vegana)

200 g (7 onzas) de dragón fruit rosado congelada (como la marca Pitaya Foods)

1½ tazas (210 g) de cubitos de hielo

Amargo de angostura, al gusto

Instrucciones

En una licuadora de alta potencia, combina el pisco, el jugo de limón, la miel de maple, la clara de huevo, el dragón fruit y los cubitos de hielo y licúa a velocidad alta hasta que quede muy suave.

Divide la mezcla entre cuatro vasos y agrega unas gotas de amargo de angostura encima de cada uno.

Mac & Huancaína

RINDE DE 4 A 6 PORCIONES

“Un plato clásico en Perú, los fideos con salsa huancaína son, podríamos decir, un equivalente a un macarrón con queso americano. Pero ¿qué pasaría si juntamos ambas cocinas? Pues esta fusión da un plato increíblemente delicioso y saludable”, asegura Kisner, quien además advierte que la salsa puede ser más o menos picante, dependiendo de la cantidad de venas y semillas que se incluyan en los ajíes.

“La receta clásica de salsa huancaína peruana lleva ají amarillo, leche y queso. La versión original de la salsa huancaína es cremosa pero ligera. Aquí, esta vez, quise hacerla muy pegajosa, para que se pareciera a la tradicional salsa de queso derretido que se usa en los macarrones con queso, tan clásicos para el día a día, como para servir en celebraciones como Thanksgiving y Navidad”.

Cristy Kisner
Foto cortesía Cristy Kisner

EXTRA TIP: Antes de comenzar con la receta, recuerda que los cashews se deben remojar, para activar sus nutrientes y hacerlos más digeribles, así que déjalos en remojo toda la noche o al menos ocho horas.

Ingredientes

1 taza (150 g) de cashews crudos

16 onzas (454 g) Ají amarillo peruano, congelado o en frasco (ver en Mercados Latinos o tiendas en línea como Amazon)

1 cebolla amarilla mediana, partida por la mitad y cortada en 8 trozos

½ taza (100 g) aceite de oliva extra virgen

⅓ taza más 1 cucharada (50 g) pecanas crudas

¼ de taza (22 g) de levadura nutricional

½ cucharadita de ajo en polvo

2 cucharadas (20 g) harina de tapioca

2 cucharaditas de sal

1 cucharada de azúcar de coco

¼ cucharadita cúrcuma molida

¼ de cucharadita pimienta negra recién molida

Dos cajas de 227 g (8 onzas) pasta de coditos (de yuca o sin gluten como la marca Jovial)

Parmesano de cashews (encuentra la receta en mi libro de cocina) para servir.

Instrucciones

Remoja los cashews en un recipiente con agua a temperatura ambiente durante al menos 8 horas o toda la noche, cubriendo el recipiente con un paño de cocina.

Escurrir y enjuagar los anacardos, luego secarlos con un paño de cocina.

Mientras tanto, si está usando ajíes congelados, hierve una cacerola mediana con agua a fuego alto y hiérvalos hasta que estén tiernos.

Escurre los ajíes. Luego, ya sea que uses ajíes en tarro o cocidos, ponte un par de guantes (para proteger tus manos del picor) y retira las venas y las semillas, según tu gusto.

Calienta ¼ de taza de aceite en una cacerola mediana a fuego medio-alto. Agrega la cebolla y saltea hasta que esté dorada en algunas partes, casi quemada, aproximadamente 8 minutos.

Transfiere la cebolla, el aceite de oliva que quede en la sartén y el ¼ de taza de aceite restante a una licuadora (reserva la cacerola para el siguiente paso). Agrega los cashews, los ajíes amarillos, las pecanas, la levadura nutricional, el ajo en polvo, la harina de tapioca, la sal, el azúcar de coco, la cúrcuma, la pimienta negra y 1½ tazas (360 g) de agua a la licuadora y licúa hasta obtener una salsa huancaína cremosa y sedosa.

Transfiere la salsa a la cacerola, colócala a fuego medio-alto y cocina, revolviendo constantemente, hasta que la salsa espese, aproximadamente 4 minutos.

Llena una olla grande con agua y déjala hervir. Añade sal y un chorrito de aceite de oliva. Agrega la pasta y cocina según las instrucciones del paquete.

Escurre la pasta y colócala en un bowl grande con la salsa huancaína. Revuelve para combinar. Sirve con parmesano de cashews por encima.

Pavo navideño al Pisco

“‘Huele a Navidad’, dicen mis hijas cuando el pavo está en el horno. Y es porque esta receta nos acompaña en cada una de nuestras cenas navideñas”, comparte Kisner. “Mi mamá solía preparar el pavo de esta manera, y es una tradición que mantengo hasta el día de hoy, y espero que mis hijas la continúen, porque las tradiciones familiares nos brindan un sentido de pertenencia, nos dan bases sólidas, nos proporcionan raíces y crean recuerdos increíbles para nosotros y nuestros hijos”.

“¿El secreto de esta receta? Prepárala con tu familia. A mis hijas les encanta turnarse para inyectar el pavo con esta increíble mezcla de Pisco y jugo de naranja, porque de eso se trata la cocina: de disfrutar mientras jugamos a ser alquimistas con los ingredientes”.

Cristy Kisner
Foto cortesía Cristy Kisner

Ingredientes

1 pavo joven (aproximadamente 8 lb)

2 cebollas amarillas, cortadas en 8 trozos

3 manzanas rojas, desinhibidas y cortadas en 4

2 manzanas verdes, desinhibidas y cortadas en 4

6 oz de ciruelas pasas (guindones) sin hueso

10 oz de tocino sin azúcar, cortado en trozos de 1 pulgada

1 1/2 tazas de jugo de naranja recién exprimido

2 cucharaditas de sal

1 cucharada más 1 cucharadita de miel de abeja

1/3 de taza de Pisco

3-4 ramitas de romero fresco

1/2 taza de sal

7 litros de agua

3 hojas de laurel

10 pimientas de Jamaica enteras

Instrucciones

En una olla grande, combina 7 litros de agua, 1/2 taza de sal, hojas de laurel y pimienta de Jamaica. Lleva a ebullición, apaga el fuego y deja enfriar la preparación.

Coloca el pavo en el agua salada y permítele marinar durante la noche en el refrigerador.

Precalienta tu horno a 350°F (175°C).

En una fuente para horno, coloca las cebollas cortadas en 8 trozos. Coloca el pavo sobre las cebollas. Rellena el pavo con una porción de las manzanas, ciruelas pasas, una ramita de romero fresco y tocino. Coloca las manzanas restantes, ciruelas pasas, tocino y romero en la fuente para horno alrededor del pavo.

En un bowl pequeño, mezcla el jugo de naranja recién exprimido, Pisco, 2 cucharaditas de sal y miel. Mezcla bien. Recuerda probar esta mezcla, ya que la salinidad dependerá del tipo de sal que uses, todas las sales tienen diferentes intensidades.

Inyecta la mezcla de jugo de naranja y Pisco en la carne del pavo para infundirla de sabor.

Cubre la fuente para horno con papel manteca.

Coloca la fuente en el horno precalentado y asa el pavo hasta que su temperatura interna alcance los 180°F (82°C). Para un acabado dorado, retira el papel durante los últimos minutos de cocción.

Una vez hecho, deja reposar el pavo por un tiempo antes de cortarlo y servirlo.

Brownie de Navidad

“Los brownies son un postre que todo el mundo ama, super versátiles, fáciles de hacer y son el final perfecto para cualquier celebración. El único secreto está en utilizar ingredientes de calidad y, para mí, eso significa ingredientes orgánicos y reales”, asegura la apasionada chef.

“El brownie es una receta que podemos personalizar fácilmente. En casa, a mis hijas les encanta usar mi receta como base y transformarla. Agregan ingredientes como mantequilla de almendras o de maní a la masa, cambian el extracto de vainilla por extracto de avellana o de café e incorporan nueces, semillas o incluso frutas como arándanos o frambuesas, ya sea en la masa o como toppings”.

Cristy Kisner
Foto cortesía Cristy Kisner

Ingredientes

• 7 onzas (200 g) de chispas de chocolate al 70 %

• 2½ cucharadas (50 g) de mantequilla de almendras

• ½ taza más 1 cucharadita (125 g) de aceite de coco

• 1 cucharada más 1 cucharadita (12 g) de harina de cashews

• 2 cucharadas (20 g) de harina de almendras molida fina

• 1 cucharada (10 g) de harina de arrurruz (o arrowroot)

• 1 cucharadita de polvo para hornear casero (receta en mi libro de cocina)

• 2 cucharaditas de moringa en polvo

• 2 cucharaditas de polvo de hongos adaptógenos (encuentra mis marcas favoritas aquí)

• 7,76 onzas (220 g) de huevos (aproximadamente 4 huevos), a temperatura ambiente

• 1½ tazas más 1 cucharada (250 g) de azúcar de coco

• 2 cucharaditas de miel de maple pura

• 1 cucharadita de extracto puro de vainilla

• 2½ cucharadas (25 g) de cacao nibs

ganache

• 7 onzas (200 g) de chispas de chocolate al 70 %

• 50 g (1,8 onzas) de crema de coco (la parte sólida de la lata)

• 1 cucharada de aceite de coco

Coberturas

• Dátiles medjool cortados en pedazos medianos

• Semillas de calabaza

• Cranberries deshidratados

• Pecanas tostadas

Instrucciones

Precalienta el horno a 350°F. Forra una fuente para hornear de 9 × 9 pulgadas (u 8 × 8 pulgadas) con papel manteca en el fondo y los lados, con un saliente en los lados largos para levantarlo fácilmente.

Llena una cacerola mediana casi hasta la mitad con agua y déjala hervir a fuego medio-alto.

Coloca el chocolate, la mantequilla de almendras y el aceite de coco en un recipiente resistente al calor que quepa sobre la cacerola sin tocar el agua.

Cuando el agua empiece a hervir, apaga el fuego y coloca el bol en la cacerola. Deja que el chocolate, la mantequilla de almendras y el aceite de coco se ablanden un poco y luego comienza a revolver para que se derritan por completo. Mezcla hasta que no queden grumos.

En un tazón mediano, combina la harina de cashews, la harina de almendras, la harina de arrurruz, el polvo para hornear, la moringa en polvo y los hongos adaptógenos y mezcla bien.

En un tazón grande, combina los huevos, el azúcar de coco y la miel de maple. Bate con un batidor de alambre hasta que se combinen, pero sin mezclar demasiado. Vierte la mezcla de chocolate derretido y bate para combinar. Agrega la vainilla y la mitad de los ingredientes secos y bate hasta que quede suave. Agrega los ingredientes secos restantes y bate nuevamente hasta que quede una mezcla homogénea.

Vierte la mezcla en la fuente para hornear preparada, alisa la parte superior con una espátula y espolvorea con los cacao nibs.

Hornea por 35 minutos, hasta que la superficie esté completamente seca. Si pinchas los brownies con un palillo y todavía tienen mucha humedad, no hay problema.

Transfiere los brownies a una rejilla. Déjalos enfriar por completo.

Para la ganache:

Llena una cacerola mediana casi hasta la mitad con agua y déjala hervir a fuego medio-alto.

Coloca el chocolate, la crema de coco y el aceite de coco en un recipiente resistente al calor que quepa sobre la cacerola sin tocar el agua.

Cuando el agua empiece a hervir, apaga el fuego y coloca el bowl en la cacerola. Deja que el chocolate, la crema de coco y el aceite de coco se ablanden un poco y luego comienza a revolver para que se derritan por completo. Mezcla hasta que quede suave.

Cuando el brownie esté tibio o frío, vierte la ganache encima y extiéndelo con una espátula por toda la superficie. Coloca encima tus toppings (dátiles, semillas de calabaza, cranberries y pecanas) y sirve inmediatamente o refrigéralo.

Corta el brownie en 9 pedazos, como si fuera una cuadrícula de tres en raya. Me encanta comerlos muy fríos, así que en cuanto se enfrían los corto y los guardo en un recipiente en la refri.

Con la cantidad de chocolate y aceite de coco que contienen, pueden durar mucho tiempo, incluso semanas, y también puedes congelarlos.

¡Ahí lo tienes! Seguro que estas recetas para Thanksgiving, te vendrán de maravilla si lo que estás buscando son opciones más saludables, libres de gluten, azúcares refinados o lácteos. Y si este menú te gustó, te recomendamos adquirir el libro de la chef Cristy Kisner, donde encontrarás cientos de recetas con estas características.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *