Made in México: el reality de Netflix más criticado

Made in México, un reality show que expone a la jóvenes millonarios mexicanos, mostrándonos el lado más superficial y adictivo de la juventud latina.

Desde los éxitos de producciones como Club de Cuervos, La Casa de las Flores y Luis Miguel: La serie, Netflix está apostando por llegarle al público latino de una manera más directa, y prueba de ello es el lanzamiento este fin de semana del primer reality show de la compañía de streaming enfocado 100% en mexicanos.


El show llamado Made in México tiene una premisa simple: conocer la vida íntima de 9 socialites mexicanos, los cuales, a través de una temporada revelarán varios aspectos de su vida aparentemente perfecta. Problemas familiares, adicciones, sueños, amores y mucho conflicto rodearán a estos individuos que se auto-denominan como los integrantes de las familias más ricas de la Ciudad de México.

Muy al estilo de “Rich Kids Of Beverly Hills”, Pepe Díaz, Kitzia Mitre, Carlos Girón Longoria, Liz Woodburn, Columba Díaz, Chantal Trujillo, Shanik Aspe, Roby Checa y Hannah Jaff, expondrán un estilo de vida opulento, personalidades simples y problemas (en su mayoría) irrelevantes. Todos los ingredientes para crear un show tan frívolo como atractivo.

La verdad sea dicha, Made in México, es un reality que retrata las vivencia de un sector de jóvenes adultos que no representan ni el 1% de la población de un país tan basto en cultura y aportaciones en distintos ámbitos a nivel mundial, por lo que obviamente ha causado una gran polémica dentro de los sectores intelectuales.


Made in México

Instagram

Sin embargo, el show logra su cometido, está generando un debate, le está mostrando al mundo que no todos los mexicanos son exactamente iguales, expone de una manera sencilla la forma de pensar de una generación que, adinerada o no, acostumbra glorificar el “yo” y ensimismarse en sus conflictos omitiendo lo que sucede en la realidad global, o peor aun, utiliza una bandera humanitaria para justificar sus propios deseos ególatras y necesidad de reconocimiento.

Es un reality de autovalidación millennial, ¿aporta? NADA, ¿entretiene? MUCHO, tal como sucedió con Keeping Up With de Kardashians, Made in México, premia al hedonismo más puro y con ello gana audiencia, expone y exhibe los peores pecados de toda un generación al mismo tiempo que la adorna con lujos, comida, bebida, moda y vuelve al nihilismo una práctica aspiracional.

Made in México

Instagram

Simplemente, este reality es un contenido imperdible para cualquiera, ya que muy escondido dentro de pláticas banales y actividades injustificadas se encuentra un mensaje (involuntario) claro y fuerte: vivimos en un México dividido que a pesar de sus contrastes se las ha ingeniado para criar una generación que premia la imagen e ignora lo trascendente.

Este retrato social es simplemente magnífico y funciona como un excelente programa de entretenimiento. La dosis perfecta entre crítica y diversión que te va a mantener pegado a tu televisor durante 8 horas, pero que finalmente te va a dejar reflexionando.

¿Te atreves a ver Made in México?

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, obsesionada con las redes sociales, adicta a los libros, profesional en el sarcasmo y la critica (no tan) constructiva.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.