¿Amaneciste con un extraño? Estos 5 tips te sacarán del apuro

Y de repente ahí estás, despertándote en la cama de un chico que apenas recuerdas, por culpa de la terrible mezcla de cócteles que bebiste la noche anterior. Y ahora, ¿cómo escapar de esa incómoda situación sin que resulte tan obvio que lo único que quieres es salir corriendo, ya sea porque luces fatal o porque el chico no te gusta? Aquí te decimos qué hacer después de una noche loca de sexo.


Sal de ahí antes de que amanezca. Si no estás buscando ningún tipo de compromiso con el chico en cuestión, no esperes hasta que amanezca para salir de ahí. Levántate con cuidado y escapa del lugar silenciosamente antes de que se asome el primer rayo de luz. Si por el contrario, el chico te gusta pero no quieres que te vea luciendo la peor resaca de tu vida, deja una notita con tu teléfono y agradécele el buen rato.

Vayan a tu casa. Para evitar el incómodo rato de la mañana siguiente, opta por ir a tu casa, ahí tienes todos los instrumentos para hacer más llevadera la situación. Si te levantas antes puedes ducharte, lavarte los dientes, cambiarte y lucir como si nada para cuando él se despierte. Si el chico en cuestión realmente te gusta, incluso puedes preparar un poco de café, para disminuir la tensión.

Terreno neutral. Otra opción es no ir ni a tu casa ni a la suya, sino escoger terreno neutral. Haz una búsqueda rápida en internet del hotel más cercano y convéncelo de que vayan ahí. Dile que así llegarán más rápido y estarán mucho más cómodos. La mañana siguiente, puedes tomar una ducha como si nada y hasta pedir al lobby que te manden productos de aseo. Te sentirás mucho mejor y menos agobiada.


Amigas al rescate. Si al final acabaste en casa de él y no tienes cómo regresar a casa, llámale a tu mejor amiga antes de que se despierte el chico en cuestión. Seguro que ella te ayudará en este momento de crisis para que no tengas que enfrentarlo. Eso sí, una vez más, si te gusta el chico, déjale una notita, si no te gusta, no te queda mas que hacer como si nada hubiera pasado.

No dejes que se te pase la mano con el alcohol. Finalmente, la manera más fácil y efectiva de evitarte la penosa ‘mañana siguiente’, es no bebiendo de más. Si sientes que el alcohol se te está subiendo a la cabeza, simplemente deja de beber. Después de todo, no hay nada como despertarte en la comodidad de tu cama, sabiendo que no tienes que salir corriendo de ninguna de estas situaciones.

Loading...