“Siempre he sido la amiga gorda”: Una carta que te hará reflexionar

“Siempre he sido la amiga gorda”, dice una chica que ha luchado contra su peso desde los 11 años, y que ahora escribe una carta con un mensaje inspirador.

Michelle Elman es una coach de vida de 23 años, originaria de Londres, Inglaterra, quien adora la vida, está llena de seguridad y transmite a sus alumnos fortaleza y aceptación. Aunque no siempre ha estado enamorada de su propia apariencia. Después de todo, no fue fácil para ella aceptar las cicatrices de sus 15 cirugías, procedimientos para tratar un tumor cerebral, intestino perforado, intestino obstruido, quiste cerebral y una afección llamada hidrocefalia, donde el líquido llena el cerebro.


siempre he sido la amiga gorda

Instagram/scarrednotscared

La autoestima de Michelle, realmente comenzó a desplomarse a los 11 años, cuando se hizo muy consciente de su tamaño: Michelle estuvo hospitalizada durante tres meses durante los cuales no pudo comer alimentos regulares. En los seis meses de recuperación que siguieron, no pudo hacer ejercicio, pero volvió a comer alimentos reales, una transición que condujo al aumento de peso.

Como preadolescente, Michelle no pudo evitar darse cuenta de que se había convertido en la “amiga gorda”, la que no podía ponerse la ropa de sus amigas más delgadas ni unirse a ellas en viajes de compras a tiendas que solo tenían tallas pequeñas.

Sin embargo, a la edad de 15 años, Michelle comprendió que insistir en su peso era contraproducente: ni la haría feliz ni estaría más cómoda en su piel. Así que comenzó a hacer un esfuerzo para desviar pensamientos negativos, y pronto descubrió que esos pensamientos cruzaban su mente con menos frecuencia. Ella comenzó a hablar abiertamente sobre sus cicatrices, y eso ayudó también.


A pesar de que había superado la mayoría de sus inseguridades para el final de su adolescencia, un incidente el año pasado, la hizo sentir tan mal como solía sentirse en sus años adolescentes: Michelle se enamoró de un tipo que solía gustarle a su amiga, pero cuando la chica se enteró, su respuesta sugirió que Michelle no era digna del afecto del hombre, simplemente por su peso.

Michelle dejó de frecuentar a su amiga por razones obvias: cualquier persona que sugiera que su talla la hace indigna o incapaz no merece su amistad.

Así que usó esa terrible experiencia para enviar un mensaje positivo para la “amiga gorda”:

siempre he sido la amiga gorda

Instagram/scarrednotscared

“Hay un estereotipo de ser la “amiga gorda” en un grupo de chicas.

Ella es la que se sienta al margen y nunca se une. Es la única perpetuamente soltera y se sienta en silencio mientras todos sus amigos discuten sobre su vida amorosa porque Dios no lo quiera, si encuentra un novio, nunca estaría cómoda desnuda o en el dormitorio. Ella es la insegura, la que constantemente se queja de su cuerpo y habla de dietas.

¡Es un estereotipo tonto!

Desde la edad de 11 años, siempre he sido la “amiga gorda”, pero yo nunca me he considerado como esa chica. Incluso con todas mis inseguridades alrededor de mis cicatrices, y mi cuerpo en general, nunca fui la chica que estaba sentada adentro; me negué debido a mi orgullo y ego y mis cirugías nunca me permitieron ser la persona que se perdió la vida.

La diferencia entre ahora y entonces, es que no hay dudas. Pasé el tiempo ocultando la mayor cantidad posible de mi cuerpo, definitivamente me puse una camiseta y no habría dejado que me tomaran fotos.

El hecho de que sé que muchas chicas, gordas o flacas, se perderían oportunidades, alimenta mi positividad corporal. La positividad corporal no se trata de poder tomar selfies con ropa interior, sino de no dejar que la ropa interior o el traje de baño sean la razón por la que no participas.

Y, en última instancia, cuando estás cerca de las personas adecuadas, nunca te sentirás como el “amigo gordo”. No miro estas fotos y me veo como la chica extraña. ¡Miro las fotos y solo veo los recuerdos! #ScarredNotScared”

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, obsesionada con las redes sociales, adicta a los libros, profesional en el sarcasmo y la critica (no tan) constructiva.

Loading...
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *