Storytime: Cómo descubrí que mi exnovio me engañó gracias a Instagram

Descubrí que mi exnovio me engañó gracias a Instagram y les cuento todo el chismesito justo aquí para que no les pase lo mismo. 

Yo, como ustedes, pensaba que The Gram era solo para subir fotos cool, chismosear las historias de los demás y pasar las horas en una plácida ociosidad, sin embargo, y muy a mi pesar, Instagram también tiene una utilidad que no habíamos pensado. Como todas las redes sociales, IG es un portal a la vida de cada uno de nosotros, queriendo o no, terminamos contando un poquito de nuestra vida en alguna de las plataformas y no contamos con que las decenas o los miles de followers están atentos a lo que hacemos. 


Y así me sucedió a mi, pero bueno, empecemos por el principio. Y para eso, nos tenemos que remontar a la época más intensa de la pandemia, cuando a su servidora se le ocurrió descargar Tinder para hacer una serie de artículos en los que relataba desde mi primera cita en Tinder hasta esto; el caso es que dentro de la plataforma, hice match con un chico al que le llamaremos “Javier”, que era de mi estado y (según me di cuenta después) había estado enviándome mensajes en Facebook e Instagram durante varios años. Y yo, como la persona más distraída del mundo, jamás me había dado cuenta. 

En fin, salimos y las cosas fueron tomando su curso hasta que comenzamos a tener una relación. Pasó el tiempo y (después de conocer a sus papás, hermanos, mejores amigos, y asistir a todos los eventos importantes de su vida) todo se volvió bastante formal. Era un noviazgo que él deseaba y quería. Por un tiempo, fue el príncipe azul que se le había escapado a Cenicienta y había terminado a mis pies. Pero, como todo cuento de hadas, resultó ser eso mismo: Un cuento, una mentira, un engaño de proporciones shakesperianas.

Las promesas de amor normalmente nublan el pensamiento racional y eso fue lo que me pasó a mi, todas las red flags, pasaron frente a mi y yo no tenía espacio en mi cabeza para dudar que había logrado algo positivo con quien llamamos “Javier”. En mi mente nos queríamos como alguna vez Johnny Depp quiso a Amber Heard. 


Fue entonces cuando, como a dichas celebs, el mundo real me pegó de golpe como un tren sin frenos, con un chofer dormido, en medio de una tormenta, o en otras palabras, Instagram hizo su magia y me quitó la venda de los ojos. 

Un sábado que habíamos quedado en no vernos me habló y me dijo: “Estoy en el bar de mi mejor amigo ¿Me quedo o quieres que vaya contigo?”. Y yo, como buena y comprensiva novia respondí: “Quédate, y nos vemos mañana, vale?”. Y así fue, cada quien se quedó en su sitio. Hasta que al día siguiente, me llamó con un plan para llevar a nuestras mamás a comer y de compras, o sea, plan perfecto, y el día pasó “increíble” con su respectiva story en Instagram , nos despedimos en la noche y todo normal. 

Pero el destino tiene caminos inescrutables, o más bien, las redes sociales tienen ojos en todos lados. Y esa misma noche, recibí un directo de alguien a quien no recuerdo bien (pero que agradezco infinitamente) en el que me adjuntaba una captura de pantalla del día anterior, donde mi novio estaba con otra chica. ¡Y no solo eso! Ese buen samaritano nos contactó a la chica y a mi, y nos dejó saber la verdad ¡Estaba de novio con las dos! Y el día que me llamó para decirme si quería que fuera a verme ¡estaba con ella!.

Y aunque todas las novelas mexicanas me han enseñado lo contrario, la verdad es que mi platica con esta niña fue de lo más civilizada. Ninguna había dañado a nadie a propósito, ninguna de nosotras había mentido, nadie había hecho nada más que enamorarse de la persona incorrecta y decidimos confrontarlo con las capturas de Instagram en la cara. 

Por mi parte, solo terminé con él y le pedí que no me volviera a buscar en su vida. Ella le pidió explicaciones y él le dijo que ya no andaba conmigo (desde hacia 7 minutos) pero también tuvo la dignidad de alejarse. 

Las conclusiones son: 1) Que vivimos en una época en la que puedo saber si mi exnovio me engañó gracias a Instagram. 2) Que la sororidad está primero (tú sabes quién eres y si me estás leyendo, gracias por ser tan linda y por entender esta travesía). 3) Que existen hombres sin escrúpulos que se sienten con el derecho de jugar con los sentimientos de chicas inocentes. Y finalmente, 4) Que ahora sé que no todo lo que brilla es oro, y no todo lo que parece malo es realmente malo, ¿me entienden?. 

Así es la vida y ahora puedo decir que Instagram me salvó de una relación destructiva, porque no es para hacer más chismesito, pero este hombre no solo me engañó con ella sino, con mínimo, otras 4 ¡AL MISMO TIEMPO!.

Hoy, y pasado ya mucho tiempo, finalmente puedo decir que creo que encontré el amor verdadero en un hombre que me ha entregado sinceridad, cariño, apoyo y fidelidad. Me enseñó lo que es una relación sana, me ama y lo amo. Y la mejor parte, es que me siento bendecida todos los días, por tenerlo en mi vida.

Es por eso que escribo esto, porque si estás pasando por un momento así, no se preocupen, que lo mejor siempre viene en camino. 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.