Posts

,

Ambos fueron abandonados al nacer y ahora son amigos inseparables

Aunque hay muchas historias tristes por todo el mundo, también hay algunas que acaban en finales felices y nos hacen recuperar la fe en la vida.

Este es el caso de Reagan y Buddy un par de amigos inseparables que encontraron la felicidad juntos.

Buddy es un pequeño niño de 3 años que fue abandonado por sus padres al nacer, ya que ellos no podían cuidarlo como se debía, por lo que un juzgado otorgó su custodia a unos padres adoptivos, Sandy y Eric Swiridoff.

Sin embargo, el pequeño no se adaptaba muy bien a su nueva familia y tenía demasiados problemas para relacionarse con los demás, por lo que sus nuevos padres decidieron conseguirle un amigo.

Así llegó a la casa Reagan un cachorro Labradoodle quien también fue abandonado al nacer, y que al conocer a Buddy se convirtió en su fiel cómplice.

Una foto publicada por Reagandoodle (@reagandoodle) el

El niño y el cachorro llevan una amistad increíble, hacen todo juntos y se divierten como nadie.

Una foto publicada por Reagandoodle (@reagandoodle) el

A través de su cuenta de Instagram se puede ver lo inseparables que son.

Una foto publicada por Reagandoodle (@reagandoodle) el


Su historia ha conmovido a tantas personas que tienen más de 184 mil seguidores.

Una foto publicada por Reagandoodle (@reagandoodle) el


Su familia planea sacar un libro basado en su experiencia con el objetivo de recaudar fondos para una asociación que promueve este tipo de adopciones.

Una foto publicada por Reagandoodle (@reagandoodle) el


¿Qué les parece? ¿No es lo más tierno que han visto?

Imágenes vía Instagram/reagandoodle

También te puede interesar leer:¿QUÉ DICE LA RAZA DE TU PERRO SOBRE TU PERSONALIDAD?

#ManualStalker: Cómo detectar un perfil falso en Facebook en 5 pasos

¿Se acuerdan de los viejos tiempos en los que únicamente teníamos que cuidarnos de las falsas amigas y los chicos que no nos gustaban, pero aun así te invitaban a salir? Pues gracias al auge de las redes sociales esos días tan simples han acabado.

Ahora no solo nos tenemos que cuidar de las personas que conocemos, sino también de las que tenemos en Facebook, y es que últimamente los perfiles falsos invaden nuestras solicitudes de amigos, sin saber que obscuro propósito tienen.

Entonces para disipar nuestras dudas y tener mayor certeza sobre nuestros contactos en Facebook, aquí les dejamos los 5 pasos para detectar un perfil falso:

1.- Actividad: Revisa cuanta actividad tiene el perfil, recuerda que una persona promedio publica en FB mínimo una vez por semana, si tiene menos actividad empieza a sospechar.

2.- Fotografías: Si solo tiene una foto de perfil o si las que tiene no se te hacen coherentes con sus otros datos es muy fácil descubrir si son robadas de otra persona. En Google Chrome solo tienes que dar clic derecho a la imagen y seleccionar “buscar imagen en google”, entonces sabrás si la imagen pertenece a alguien más.

3.-Amigos: Inspecciona su lista de amigos, si tienen amigos en común: ¿Quiénes son? ¿Es alguien confiable? La mayoría de los perfiles falsos agregan el perfil de la persona verdadera, así que seguramente allí está el auténtico dueño de esa cuenta falsa.

4.-Comentarios: Lee detenidamente los comentarios de las personas que le escriben a la persona sospechosa de tener un perfil falso: ¿Qué le comentan? ¿Parecen conocerlo? Dedica tiempo a revisar los perfiles de estas otras personas, revisa si tienen fotos juntos o también son falsos.

5.-Datos: Si su información general es muy sospechosa, como por ejemplo: “Estudio en Cambridge” o “Director Ejecutivo de Coca-Cola”, es probable que se trate de algún tipo de estafa.

Si ya descubriste que es un perfil falso, lo ideal es que lo elimines de tus amigos, o que lo bloquearas y reportaras en Facebook por suplantación de identidad.

#Stalker #FakeFb

Imagen vía iStock/Anatolii Babii

También te puede interesar leer: #MANUALSTALKER: ¡YA PUEDES SABER A QUÉ FOTOS LE DA LIKE TU NOVIO EN FACEBOOK!

10 razones por las que los amigos de la universidad lo serán para toda la vida

Puede que hayas terminado la universidad hace solo unos meses, o bien que haga ya unos años que la dejaste, pero lo que seguro que te acompañará toda tu vida serán los amigos que hiciste durante esos años.

En esta etapa además de formarnos profesionalmente, también nos convertimos en adultos sin darnos cuenta. Entre clases, fiestas y horas muertas en la cafetería jugando a las cartas, encontramos a algunos de nuestros mejores amigos y confidentes y las razones son bien sencillas:

  1. Has sufrido con sus problemas tanto como si fuesen tuyos propios. Bien sea una ruptura sentimental con su novio de toda la vida o el suspenso de uno de los exámenes más importantes de la carrera.
  2. Se han visto en los peores momentos y de las maneras más impresentables -durante muchas borracheras y de resaca a la mañana siguiente-.
  3. Son los protagonistas de tus anécdotas más divertidas, las cuales repiten una y otra vez en el momento en el que todos se vuelven a juntar.
  4. Estás acostumbrada a compartir cama con ellos, y aunque haya pasado ya un tiempo desde la última vez, no te parecería raro seguir haciéndolo.
  5. No saben porqué pero odian con fuerza a las mismas personas.
  6. Delante de ellos no tienes que ocultar cómo eres y puedes expresarte libremente porque sabes que nunca te van a juzgar.
  7. Has sido testigo de decisiones locas que han tomado e incluso los apoyaste a llevarlas a cabo.
  8. Probablemente empieces a sonreír cuando se te pasa por la mente algún momento que compartieron en clase y sientas unas ganas enormes de mandarles un WhatsApp para recordarles que estás pensado en ellos.
  9. Te pusieron un apodo que en un principio no te hizo nada de gracia, pero que ahora echas de menos que nadie más te lo diga.
  10. Estamos seguras de que hicieron algo ilegal juntos en algún momento de la carrera…

¡Con todas estas vivencias cómo los vas a olvidar! Imposible…