Posts

Rasurarse el rostro, ¿sí o no?

Rasurarse el rostro parece ser la nueva tendencia de belleza, y aunque nos han dicho que no debemos hacerlo, la verdad es que podría darnos grandes beneficios.

Para ser sinceras, todas las chicas sabemos que tenemos vello facial, no tanto como los hombres, pero sí sufrimos por ello. La diferencia, es que la mayoría de las mujeres, tenemos un vello muy claro y fino y no es tan evidente. Sin embargo, es bastante molesto a la hora de vernos a contra luz o aplicarnos una base de maquillaje muy espesa, ¿no creen? Debido a ello, muchas hemos recurrido a bastantes métodos para deshacernos de esta molesta característica física.

Uno de las maneras más sencillas es rasurarnos, algo bastante polémico, ya que por muchos años se había dicho que afeitarse la cara podría ser una práctica que provocaría bastantes problemas. Pero esto podría ser solo un mito, porque de acuerdo con informes recientes, existen expertos en belleza que dicen que podría tener beneficios antienvejecimiento.

¡Sí, así como lo lees!

Una de las explicaciones de los beneficios es que se ha observado que una de las razones por las que los hombres tienen menos arrugas es que constantemente se exfolian la cara cada vez que se afeitan, literalmente raspando las capas más externas de la piel y estimulando tu piel para crear nuevas capas.

De acuerdo con el folclore de belleza común, Elizabeth Taylor, Marilyn Monroe y Cleopatra se afeitaron la cara. Lo que podría ser uno de los secretos mejor guardados de estas mujeres para conservar un cutis impecable.

Rasurarse el rostro

Crédito: Wikimedia Commons

El afeitado casero puede estimular la producción de colágeno en la piel debido al efecto dermabrasivo de la acción de afeitado. Esto a su vez, tiene un efecto antienvejecimiento, ya que es principalmente la disminución del colágeno de la piel lo que hace la diferencia entre la piel más joven y más vieja.

El cabello fino, puede hacer que la superficie de la piel parezca menos lisa, ya que oscurece la textura de la piel y reduce la translucidez de la misma. La piel pulida y de apariencia de porcelana es, obviamente, deseable y un signo de juventud y salud. El beneficio adicional de la estimulación del colágeno hará que las líneas finas y las arrugas desaparezcan y reduzca el tamaño de los poros de la piel.

Rasurarse el rostro

Pexels.com

También, muchos dermatólogos descartan la idea de que el cabello volverá a crecer más grueso, como nos lo habían dicho durante toda nuestra vida. El crecimiento del cabello no se ve afectado por la condición o la longitud del cabello superficial, intrínsecamente muerto. El folículo productor de pelo está en la dermis, debajo de la superficie de la piel y cualquier cosa que suceda por encima del nivel de la piel, casi no tiene consecuencias para el folículo. Puede ser la dirección del crecimiento o la mayor resistencia mecánica del cabello acortado lo que la hace sentir más gruesa, pero eso no se debe a la acción del folículo no regulado.

Rasurarse el rostro

Pexels.com

Ahora nuestra pregunta es: ¿Como debemos de rasurarnos el rostro? La respuesta es sencilla, ya que muchas marcas actualmente ofrecen productos especiales para el rasurado diario de la cara, que ademas de ser mas pequeños, se usan en seco y también se amoldan a las curvas del rostro para evitar los efectos secundarios, como la quemadura por afeitado, que pueden ser bastante desagradables y las probabilidades de afeitarse e infectarse son altas para quienes no están acostumbradas al afeitado diario.

Ahora que ya tienen esta información, es tu decisión si quieres seguir o no este polémico método, en cualquiera de los casos, te recomendamos que siempre acudas con tu dermatólogo para que te indique si esta solución es para ti o no, recuerda que cada una tiene un tipo de piel y puede que esta práctica te produzca una reacción. Por eso, es muy importante que lo consultes antes con tu médico de confianza.

5 alimentos que no creerías que están llenos de colágeno

El colágeno es una proteína fundamental para mantener nuestro cutis firme y sano. Hasta los 30 años aproximadamente, nuestro cuerpo la produce de manera natural, pero a partir de esa década, la producción disminuye progresivamente, por lo que es necesario ayudar a nuestro organismo a que mantenga su cadena

¿Pero cómo hacerlo? Es obvio que hay muchísimas cremas en el mercado ricas en colágeno que por supuesto deben ser parte de nuestra rutina diaria pero, ¿hay algo más que debamos tener en cuenta? La respuesta es sí, la alimentación.

  • Frutos secos: No dejes pasar un día sin comerlos. Aunque sea una poca cantidad. Almendras, nueces, avellanas… da igual el tipo, lo importante es que estén dentro del grupo “frutos secos” porque todos ellos son ricos en los ácidos grados Omega-3, Omega-6 y Omega 9 y tienen sustancias que ayudan a nuestro cuerpo a producir colágeno.
  • Carnes: Si quieres carne con alto contenido de colágeno, opta por el pollo, el pavo o la vaca.
  • Pescados: Hay que decir que el pescado no es excesivamente rico en colágeno, o al menos no tanto como la carne, eso sí, hay que tener en cuenta que por ejemplo, las escamas del pescado son un lugar perfecto para extraerlo.
  • Huevos y lácteos: Ambos grupos son ricos en esta proteína. Combínalos de manera correcta en una dieta que te prepare un nutricionista, ya verás como pronto notarás lo resultados.
  • Alimentos para ayudar a producir colágeno: Fruta rica en vitamina C, el té, el queso o la leche de soja.
  • Enemigos del colágeno: Los rayos del sol sin protección solar, fumar y consumir mucho azúcar.

 

Foto: iStock

También te puede interesar leer: 7 CUIDADOS DE LA PIEL PARA PRINCIPIANTES (VÍDEO)