Posts

5 historias reales de infidelidad que te convencerán de seguir soltera

Estas historias reales de infidelidad incluyen detalles de las tácticas de los chicos para engañar a sus novias, los motivos y mucho más. 

Si estás en ese momento de tu vida en el que odias estar soltera y mueres por tener un novio, ¡no te preocupes! Porque estamos a punto de quitarte las ganas al mostrarte estas confesiones de chicos infieles tan terribles que vas a agradecer que no haya un chico a tu lado. 

¿Listas? 

historias reales de infidelidad
Instagram

1.- Llevaba casado un año cuando conocí a una chica súper guapa por Facebook, tengo que decir que mi perfil siempre ha dicho “soltero” y no tengo fotos con mi esposa ni mucho menos de la boda. Empezamos a hablarnos y un día quedamos en salir, finalmente, comenzamos una relación, yo le dije que vivía en otro estado así que solo la veía 2 días a la semana. Mi esposa jamás sospechó porque solo le decía que estaba trabajando horas extra. Anduve con la otra chica cerca de 2 años, tampoco sospechó nada, porque cuando me hablaba mi esposa, le decía que era mi mamá. Terminé con la chica porque ella quería casarse y yo, claramente, no podía. 

Daniel, 32 años, Ingeniero. 

historias reales de infidelidad
Instagram

2.- La mejor amiga de mi novia siempre me pareció súper sexy, y yo sabía que también le gustaba porque, cuando la veía, me sonreía mucho y se acercaba demasiado a mi. Un día, en el cumpleaños de mi novia, salimos a bailar y mi chica bebió demasiado, al punto de quedar básicamente inconsciente. Su amiga se ofreció a ayudarme a llevarla a casa. Llegando, la acostamos en la cama y su amiga y yo fuimos a la sala. Una cosa llevó a la otra y terminamos teniendo sexo mientras mi novia dormía la borrachera. A la mañana siguiente, todo fue muy incómodo, pero no me arrepiento. 

Carlos, 25 años, Diseñador Grafico. 

historias reales de infidelidad
Instagram

3.- Mi novia se fue de intercambio a Alemania el verano pasado y yo pensé que me estaba siendo infiel con el compañero de universidad que se fue con ella. Un día no aguanté los celos y el enojo de que me lo negara, que decidí salir con mis amigos a un bar donde trabajaba mi ex novia. Le dije a mi ex que la extrañaba mucho y quería regresar con ella. Esa noche, la pasamos juntos y varias noches después de eso. Finalmente, cuando mi novia regresó me enteré de que su compañero era gay y se había quedado en Europa a vivir con un chico. 

Luis, 29 años, Arquitecto. 

historias reales de infidelidad
Instagram

4.- Mi relación con mi, ahora, prometida ha durado 9 años, comenzamos nuestra relación muy jóvenes, pero por alguna razón nunca he podido ser 100% fiel, durante 9 años la engañé por lo menos 10 veces, la mayoría sexo casual, aunque si salí “formalmente” con 3 chicas durante ese tiempo. No sé si alguna vez, mi prometida ha sospechado, pero lo dudo. Lo más difícil es tener que evitar las redes sociales y acostumbrarme a salir a lugares lo más alejados de donde vivo, trabajo o tengo amigos. Alguna vez, dejé a mi prometida en un restaurante, fingiendo una emergencia del hospital donde soy médico, solo para ir a recoger a otra novia a la que se le ponchó la llanta y finalmente a tener sexo en el auto. 

Gabriel, 27 años, Pediatra. 

historias reales de infidelidad
Instagram

5.- Mi ex novia y yo terminamos hace tres años, y desde entonces, a cada chica con la que salgo o con la que he intentado tener una relación, termino engañándola con ella. Llevó saliendo con alguien desde hace 9 meses y todos los martes me veo con mi ex a la hora que le digo a mi nueva chica que estoy en el gimnasio. Estoy seguro de que no quiero regresar con mi ex, pero tampoco puedo dejar de verla. Ella lo hace para burlarse de las nuevas, hasta lee los mensajes que me mandan y se ríe, y yo lo hago porque el sexo es maravilloso y me gusta la adrenalina de hacer algo malo. 

Mario, 30 años, Contador. 

¡¡¡¡PFFFFF!!!!! Lo peor de leer estas historias reales de infidelidad es que estos chicos, básicamente, no muestran remordimiento alguno, así que ya saben: ¡Mejor solas que mal acompañadas!