Trucos para conseguir tu peso ideal (¡Sí se puede!)

Estos trucos para conseguir tu peso ideal, te ayudarán a estar en forma sin mucho esfuerzo, solo es cuestión de que, poco a poco, los implementes en tu vida diaria, ¡verás como pronto se convertirán en un hábito!

Nos pasamos la vida intentando llegar a nuestro peso ideal o mejor dicho, al peso que para nosotros es el ideal, pero muchas veces fallamos en el camino y no llegamos a conseguirlo. Por ello, esta semana te queremos traer unos truquillos que seguro que te ayudarán a llegar a tu objetivo y te ayudarán a liberar toxinas.


trucos para conseguir tu peso ideal

Levántate y anda. Si estás tan ocupada que no te da tiempo aunque sea a hacer 30 minutos de ejercicio físico al día, por lo menos cuando estés en el trabajo, intenta levantarte 5 minutos cada hora. Cualquier excusa es buena para levantarse: ir a por agua, a por un café, ir a la fotocopiadora… Así por lo menos activarás los músculos. No es hacer ejercicio pero menos que nada, ¡sí es!

Lleva una dieta equilibrada. Parece la misma canción de siempre, pero la realidad es que por mucho que te machaques haciendo ejercicio, si no lo acompañas de una buena alimentación, llegar a tu objetivo será más difícil. Por ello, empieza a introducir más fruta y verdura en la comidas porque aunque no lo creas, al ser ricas en antioxidantes te ayudarán a eliminar toxinas.

Cepíllate los dientes después de comer. Pues sí, en cuanto termines de comer, corre a lavarte los dientes, ya que el sabor fresco de la pasta de dientes te evitará la tentación de comer esos ricos dulces que nos ponen de postre.


Duerme como una “Bella Durmiente”. Intenta dormir al menos de 7 a 8 horas. Ya que, según los estudios, mientras que duermes el cuerpo gasta energía. Además, la falta de sueño hace que las hormonas que regulan el apetito se desequilibren, lo que favorece que tengas más hambre. Y quién sabe, si duermes como la Bella Durmiente ¡puede que venga un príncipe a despertarte!

¡Desayuna sí o sí! Aunque no te apetezca, aunque tengas prisa, aunque te de pereza… ¡desayuna! Ya que según algunos estudios, si desayunas mal a lo largo del día tenderás a comer alimentos menos saludables. Además, si no comes desde la cena hasta la comida del día siguiente, seguro que tienes tanta hambre que te comes lo primero que pillas.

Mueve tu cuerpo. Lo ideal es que pudieras hacer al menos 45 minutos de ejercicio diario, ya sabes, gimnasio, correr, bailar, bicicleta… Pero si ves que no puedes, intenta al menos: ir al trabajo andando -o al menos un rato-, no coger el ascensor y subir por las escaleras o dar paseos mientras hablas con el móvil.

No comas de más por razones emocionales. Olvídate de comer helados y dulces porque estas deprimida, tienes mal de amores o estás baja de ánimo. Esto sólo te hará engordar y no quemarás toxinas. Una buena alternativa: sal con tus amigas, vete al dar un paseo o haz cualquier actividad que te distraiga y te haga pensar en otra cosa y sobretodo te haga feliz.

Y tú, ¿qué trucos saludables tienes para quemar calorías?